FITNESSREAL.ES

MUJERES Y FITNESS: PREPARACIÓN DE LORENA

Hace unos días subí a facebook las fotos de una clienta mía llamada Lorena, que participó en una competición de Athletic Physique en Canadá y quedó en segundo lugar.

El trabajo que hicimos me pareció sobresaliente, Lorena fue una clienta excepcional y su punto en la competición en mi opinión fue estupendo. Salió definida, redonda, fuerte y con apariencia saludable, algo que suele escasear en estas competencias.
Para quien no haya visto, este fue el físico que Lorena presentó en la competición:

15541646_1344777622251083_460123668609338472_n 15621779_1344777618917750_3625955448469350371_n

De hecho, Lorena participó en 2 categorías, la de 40 años y más en la que quedó segunda y en la de 35 años y más, que también quedó segunda. Personalmente me parece un éxito rotundo.
Al subirlo a facebook pregunté si os interesaría que comentara un poco la preparación que seguimos y la respuesta fue muy positiva, así que en este artículo os explicaré el proceso que seguimos para lograr esos resultados, desde que empezamos a trabajar juntos hasta la peak week ( o semana final )

 

EMPEZANDO

Start straight for business

Lorena se puso en contacto conmigo que quedaban 3 meses para su competición. Estaba con otro entrenador personal, que le llevó su alimentación en su preparación anterior pero que no logró los resultados que quería, así que delegó el apartado nutricional a mi. Tengo que decir que su entrenador llevó el apartado de entrenamiento y que los resultados fueron muy satisfactorios.

Cuando le pregunté por su dieta me di cuenta que era una dieta muy típica para mujeres deportistas. Es decir:

  1. Extremadamente baja en calorías
  2. Extremadamente baja en hidratos (rozando la cetogénica)
  3. Excesivamente alta en proteína.
  4. Comidas muy frecuentes, hasta 6 comidas diarias para una cantidad muy reducida de calorías
  5. Muy restrictiva, por lo que Lorena tenía bastante ansiedad por comer determinados alimentos que tenía prohibidos por razones aleatorias y arbitrarias, más que nada.

Los primeros días estuvimos comentando el planteamiento que quería seguir con ella via Skype. Le expliqué que el mejor planteamiento que se me ocurría para solucionar varios de sus problemas de golpe era utilizando la dieta flexible y le pareció una buena idea, así que nos pusimos manos a la obra.

BREVE INCISO SOBRE LA DIETA FLEXIBLE

Muchas personas, cuando hablo de dieta flexible, en seguida se ponen a la defensiva y me atacan, porque se piensan que estoy alardeando de realizar dietas en las que incluyo Oreos. Nada más lejos de la realidad, este es el gran problema que sufre la dieta flexible hoy en día.

Como que mucha gente ha usado el término “dieta flexible” para llenar su dieta de guarradas al fallo y seguir logrando sus objetivos estéticos se asocia dieta flexible a comer porquerías. Es automático. Y no, la dieta flexible no es sinónimo de comer Oreos, tal y como muchos gritan al cielo. Entiendo que mucha gente haga esa asociación, pero la realidad es distinta.

La dieta flexible simplemente no restringe opciones a la hora de comer y te permite, dentro de una moderación, poder incluir alimentos que tradicionalmente pueden no estar asociados a una dieta “saludable”. Es decir, que pone en perspectiva el consumo de productos algo más procesados, y te contextualiza que si comes de vez en cuando algo poco recomendable no pasa nada. No se acaba el mundo. No se va todo tu progreso al traste. Estamos hablando de moderación y calidad de dieta global, no de si te has comido una onza de chocolate el viernes.
Pero en ningún momento obliga a comer mal. No DEBES comer porquerías, como muchos se piensan.
“Ah, estás haciendo dieta flexible, pues estarás comiendo Donuts”. No, no funciona así. De hecho, puedes hacer dieta flexible y comer alimentos no procesados al 100%. No es excluyente.
La salud sigue siendo el principal objetivo, por lo que no tendría sentido (o yo no lo vería) en promocionar un estilo de alimentación que se basa en meter porquerías a diestro y siniestro.

Es decir, en el caso de Lorena tenía restringidas inicialmente las frutas y las legumbres. ¿Por qué? No lo sé. Son alimentos perfectamente saludables que deberían formar parte de la dieta de casi todo el mundo y que por razones arbitrarias apenas podía consumir. Pues con la dieta flexible podía consumirlos sin problema.

Algunos me diréis que una dieta que restrinja alimentos saludables porque sí es una mala dieta, y en eso podemos estar completamente de acuerdo. Otros me diréis que si la dieta flexible se basa en comer alimentos adecuados en su mayoría sin restringir opciones saludables, no dista demasiado de una dieta bien hecha. Seguimos estando de acuerdo.
La dieta flexible no es algo mágico, ni revolucionario, ni loco. Me parece una manera coherente de plantear un protocolo de alimentación, y haciendo las cosas bien es extremadamente efectiva, tanto en resultados físicos como en resultados psicológicos. Lo digo por experiencia propia de ser un ex “arrozpollista” que no podía comer nada más que arroz, pollo avena, brócoli y whey porque si no…..implosionaba o algo.
Y lo digo también por los comentarios de Lorena tras las dos primeras semanas de dieta flexible, que adjunto a continuación:

Te cuento que mi dieta va SUPER bien, hoy tomaron mis medidas y aumenté 1200gr de peso.
Pero perdí 800 gr de grasa y además baje TODAS mis medidas!! Es el mejor resultado que he tenido, y lo mejor de todo es que me parece que la dieta que me diste es muy fácil. Me siento un ser humano normal, no tengo que vivir pensando en llevar tuppers para comer cada tres horas y pude volver a comer legumbres y frutas. De verdad estoy super feliz

Bueno, hecho el paréntesis, seguimos con el protocolo.

 

PLANTEAMIENTO INICIAL

5482a044e4579_-_mcx-diet-intro-0613-s2

La dieta que me pasó inicialmente no llegaba a las 1300kcal siendo generosos. Probablemente a las 1200. Era difícil de calcular, ya que la dieta era poco específica en cuanto a cantidades, pero más o menos estábamos hablando de unas 1200kcal diarias.
Es decir, que semanalmente estaría en 8400 kcal.

Mi planteamiento inicial fue hacer un reparto de macronutrientes diferente al que tenía, ya que el objetivo principal era que bajara el % de grasa lo máximo posible, pero manteniendo la mayor cantidad de masa muscular o incluso la aumentara.
Como comentaba anteriormente, la dieta era baja en calorías, excesivamente alta en proteína y excesivamente baja en hidratos. Creía que esto jugaba mucho en su contra a varios niveles:

  • Una cantidad excesiva de proteína suele ser redundante, ya que llegado a cierto punto más proteína no sirve de absolutamente nada, no es más saciante, no construye más músculo, es el macronutriente más caro y desplaza el consumo de otros macros, como grasas o hidratos, que sí pueden ser beneficiosos tanto a nivel de rendimiento como a nivel psicológico.
  • Siguiendo con la proteína, Lorena es una atleta avanzada. Esto de por sí significa varias cosas. Primera, que al ser avanzada necesita menos proteína que una atleta con menos nivel, ya que su degradación muscular en el entrenamiento es menor y su capacidad para crear masa muscular es menor, por lo que sus necesidades se reducen. Y al ser mujer, de base tienen menos degradación proteica con el entrenamiento, por lo que cebarse de proteína, nuevamente, es innecesario.
  • Las mujeres en general necesitáis menos hidratos de carbono y no sufrís pérdidas de rendimiento si se bajan los hidratos (aunque esto habrá que valorarlo individualmente por supuesto), pero sin embargo mantener siempre los hidratos tan bajos como los tenía me parecía innecesario y contraproducente. Si se iban alternando, ganaríamos flexibilidad metabólica, cosa que nos interesaba.

Es decir, que empezamos con la siguiente configuración de macros:

DÍA DE ENTRENAMIENTO
CALORÍAS TOTALES: 1500
PROTEÍNA: 120 GRAMOS
GRASAS: 50 GRAMOS

HIDRATOS: 150 GRAMOS

DÍAS DE DESCANSO
CALORÍAS TOTALES: 1200
PROTEÍNA: 120 GRAMOS
GRASAS: 50 GRAMOS

HIDRATOS: 70 GRAMOS

DÍA DE REFEED (cada 7 días)
CALORÍAS TOTALES: 1800
PROTEÍNA: 95 GRAMOS
GRASAS: 30 GRAMOS
HIDRATOS: 290 GRAMOS

Con esta configuración, nos poníamos a 9900 kcal semanales, ya que Lorena entrenaba 4 días a la semana, y el día de refeed se pactó para que se realizara en día de entrenamiento. A esto debo decir que no solo le pacté las calorías y macros. Le pacté un porcentaje alto de las opciones que debería usar para rellenar dichas calorías. Así nos asegurábamos que su dieta era adecuada.
Esto lo suelo realizar siempre con clientes que usan dieta flexible, simplemente para asegurarme que un % importante de las calorías diarias provienen de fuentes saludables. Los alimentos que le pacté y que se debían consumir diariamente o prácticamente a diario eran los siguientes:

  • Huevos
  • Fruta (especialmente aguacate)
  • Verduras y hortalizas al fallo
  • Pescado azul
  • Frutos secos
  • Hígado
  • Legumbres
  • Lácteos enteros

Ahora vamos a tratar algunos de los detalles de la dieta.

 

FRECUENCIA DE COMIDAS

eat-slower-clock

Uno de los graves problemas que vi en el planteamiento inicial de Lorena es que comía demasiado frecuente para las pocas calorías que consumía. Es decir, consumir 1200 kcal en 6 comidas da para prácticamente nada en cada una de las comidas. Si lo repartimos equitativamente son 6 comidas de 200 kcal, cosa que hace que, estando en déficit, el hambre sea mucho mayor en la mayoría de casos.

Esto, nuevamente, debería verse a nivel personal, pero en mi experiencia personal las personas en definición rara vez deberían comer más de 4 veces al día, ya que la ansiedad, el hambre, los antojos y el estar pensando todo el rato en comida suelen ser frecuentes y no ayudan en nada.
Y debemos añadir que comer más frecuentemente NO AUMENTA EL METABOLISMO.
Y comer menos frecuente, NO LO RALENTIZA.

Por lo tanto, debido a la diferencia de calorías de días de entrenamiento y días de descanso, comío 4 comidas los días de calorías altas y únicamente 3 veces los días de descanso. Al tener menos calorías esos días, era interesante centrarlas en menos sentadas de más calorías en cada una.
De hecho, se podrían haber repartido en 2 comidas únicamente, o 2 comidas grandes y un pequeño aperitivo. O dos comidas suaves y una más grande. Las combinaciones son muchas, y al final cada persona elegirá lo que le vaya mejor particularmente.

Lo que quiero que quede claro es que no DEBES comer cada 2 horas. Si quieres hacerlo, adelante. Pero si no quieres,o pasas hambre, o notas que tu vida gira alrededor de los tuppers y no te gusta, no es obligatorio hacerlo. Espero que el mensaje quede claro.

TIMING DE LOS NUTRIENTES

4cd6fc37-c0ba-4edc-8da9-d42d2f2e5cf9_zps5e5caf10

Otra cosa importante que pactamos fue el timing de los nutrientes.

Los que seguís esta web sabéis que soy un ferviente defensor de tener muy claras las prioridades tal y como comento en este artículo. Podéis ver que el timing de nutrientes (que es cuando se consumen los alimentos) no está ni en el primer ni en el segundo nivel de prioridades. Es decir, que si no tienes claro cuantas calorías debes consumir y con qué alimentos debes rellenarlas, pensar en timing es completamente innecesario.

Sin embargo, si se tiene controlado eso, empezar a plantear el timing es algo interesante que puede ayudar a que los resultados mejoren.
La ventana anabólica de 30 minutos post-entrenamiento está demostrado que no existe. Especialmente si no entrenas en ayunas. Sin embargo, eso no significa que no exista un período post-entrenamiento en el que la síntesis de proteína está elevada. Se puede llamar ventana anabólica si queréis, pero debe quedar claro que no es de 30 minutos ni de una hora.

Puede llegar a durar hasta 72 horas en individuos que no entrenen, y cuanto más avanzado eres, menos tiempo dura.
Aproximadamente podemos establecer que en principiantes puede llegar a 72 horas, en intermedios 24 horas y en personas extremadamente avanzadas probablemente no dure más de 16 horas.

anabolic-window-2

Esto es algo interesante a la hora de repartir los nutrientes, porque puedes contabilizar ese período aproximado para introducir más cantidad de nutrientes y calorías y reducirlas en los períodos en los que sabemos que la síntesis de proteína ya no está elevada para, aun centrándonos en pérdida de grasa, logremos el máximo de recomposición corporal.

En el caso de Lorena, contabilicé que aproximadamente nos moveríamos por períodos de 24 horas.
Además Lorena entrenaba muy temprano por la mañana, así que su ventana anabólica era el día de entrenamiento mismo, lo cual facilitaba el proceso bastante.
Otras personas que entrenen más tarde tendrán que calcular las horas de forma acorde, si es que quieren probar este añadido. Nuevamente, es un extra. Recordemos que hay otras cosas más importantes a tener en cuenta antes de pensar en el timing, pero Lorena tenía una competición, por lo que cualquier cosa que nos pudiera servir y ganar un % de resultados, lo íbamos a aprovechar.

De hecho, Lorena cuando empezó conmigo estaba estancada en la pérdida de peso con 8400 kcal semanales, mientras que subimos a 9900 y perdió peso y ganó masa muscular. Creo que parte de los resultados fue el ciclado de calorías y tener en cuenta el timing de nutrientes, aparte de aumentar bastante los hidratos de carbono.

 

REFEEDS

pancakes-food-wallpaper-pictures-4033-4249-hd-wallpapers-730x456

Los refeeds fueron un tema importante durante la preparación.
Los que hayáis leído mi artículo sobre los refeeds sabéis que mi opinión es que están sobrevalorados en cuanto a leptina y metabolismo se refiere.

Sin embargo, en la peak week quería realizar un refeed para que Lorena saliera en su mejor estado posible, y para ello necesitaba hacer pruebas para ver como reaccionaba su cuerpo a una carga de hidratos. He tenido clientas que les ha sentado fatal los refeeds, ya que se hinchan como pelotas o les aparece distensión abdominal, cosa que sería desastroso que ocurriera en el día de la competición.

Es importante remarcar que en la peak week no se debe improvisar nada. Se debe haber probado todo previamente para que haya el máximo control posible de los resultados. Improvisar en la última semana es la mejor manera de joder el resultado o sabotearlo, ya que si ocurre algo inesperado no hay tiempo de solucionarlo. Por lo tanto, probar diversas cosas mientras dura la preparación es clave para saber como proceder durante la semana final.

Y eso es lo que hicimos con Lorena.
Empezamos con un refeed semanal durante 24 horas para ver como reaccionaba el cuerpo. A partir de ahí, podíamos apretar más o redireccionar según fuera necesario.

Otros de los beneficios del refeed, y que a nivel personal creo que son los más beneficiosos, son:

  • Break psicológico para poder comer más cantidad, y sobretodo más hidratos.
  • Poder apurar más los días de déficit con menos calorías de lo normal, ya que se compensan con creces los siguientes días de altas calorías de entrenamiento y el día de refeed.
    Es decir, hacer una dieta en la que cada día estás a 800kcal es una locura. Pero si tienes días de 1500 kcal y días de 1800, puedes permitirte hacer algún día con un déficit mucho mayor, que las consecuencias no serán tan graves (o no habrán, directamente) y las adaptaciones metabólicas serán mucho menores.
    En este estudio se observó que días de restricción calórica mucho más agresiva de forma esporádica seguido de días de calorías altas resultaba en similar pérdida de grasa pero mayor retención de músculo. Similares resultados se han replicado en otros estudios.
    Protocolos como el PSMF se basan en este principio y los resultados suelen ser positivos, haciendo el protocolo de forma moderada.

Dicho esto, el siguiente refeed que probamos fue uno de 48 horas. El resultado de los primeros refeeds de 24 horas fue satisfactorio, por lo que quería ver como reaccionaría Lorena a un refeed más prolongado.
Al ver que tanto en 24 horas como en 48 horas no había problemas, pudimos plantear la peak week de forma más metódica.

 

PEAK WEEK

La competición era el domingo al mediodía, por lo que empezamos a prepararla el lunes.
La peak week se separó en 3 fases, una de descarga, otra de transición y otra de carga final.

De lunes a miércoles hicimos una dieta con un déficit algo más agresivo, pero sobretodo redujimos los hidratos mucho. Intentamos que no superaran los 40-50 gramos. A todo esto, lo pareamos con un entrenamiento fullbody diseñado para depletar las reservas de glucógeno, muy al estilo de la fase inicial de la Ultimate Diet 2.0

De esta manera nos aseguramos que el refeed que seguiría se asimilaría al máximo.
El jueves empezó la fase de transición, en la que redistribuimos los macros ligeramente, empezando a meter hidratos. Llegamos ese día a los 100 gramos de hidratos. Las calorías totales subieron en 200, únicamente.

El viernes y el sábado empezó el refeed final.
El viernes subimos los hidratos a 290 y las calorías a 1800. Y el sábado, finalmente, subimos las calorías a casi 200 y los hidratos a 320 gramos.

El día de la competición, consumió cada 2-3 horas comidas que consistían en:

20 gramos de proteína
5-10 gramos de grasas
30 gramos de hidratos.

Y dos horas antes de la competición consumió una comida mixta de:

20 gramos de proteína
50 gramos de hidratos
15 gramos de grasa
800-1000mg de sodio (ahora hablaremos del sodio)
El resultado fue el que veis en las fotos iniciales. En mi opinión, Lorena salió espectacular.

 

SODIO

Muchas personas restringen el sodio de forma drástica antes de una competición, y suelen salir deshinchados, sin plenitud, sin vascularidad, sin congestión y en mala forma física. Cuando acaba la competición, se meten un cheat meal impresionante y al día siguiente se ven mil veces mejor que cuando salieron a la tarima. ¿Qué está ocurriendo?
Básicamente es problema de la aldosterona. Cuando alguien restringe el sodio de forma importante durante una preparación normalmente lo hace para eliminar la retención de líquidos.
El problema es que los riñones se encargan de regular esto de forma muy precisa, y suelen mantener una concentración de sodio en sangre de unos 140mEq/L aproximadamente.
Cuando dejas de consumir sodio, el cuerpo aumenta drásticamente los niveles de aldosterona, que es una hormona que se encarga de reabsorber el sodio y retener agua, como se puede ver en la siguiente gráfica, basada en el siguiente estudio:

 

captura-de-pantalla-2017-01-08-a-las-17-42-06
A los 2 días de reducir el sodio, el sodio excretado pasaba a ser la mitad, sin embargo la concentración sanguínea del mismo no variaba. Y la aldosterona se duplicaba. A los 6 días de restricción de sodio apenas se excretaba, la concentración sanguínea no variaba y la aldosterona se triplicaba.
Con la falta de sodio dietético también se reduce la presión sanguínea, con lo que se perderá vascularidad y la capacidad para mantener líquidos de forma intramuscular, con lo que acabarán probablemente en el espacio subcutáneo.
Además, reducir el sodio de forma extrema puede impedir que los refeeds funcionen como deben ya que reducen la actividad de la proteína SLGT-1, que se encarga de la absorción de glucosa. Algo que no queremos, obviamente.
Por lo tanto, mi elección fue no alterar el sodio durante la peak week, y hacer una pequeña carga el mismo día para poder salir llena, vascularizada y con congestión. Sin duda, Lorena salió con un mejor punto que su anterior competición, por lo que la elección en mi opinión fue acertada.

 

FINALIZANDO

Pues esta básicamente fue la preparación de Lorena. Espero que no me haya dejado nada en el tintero y que os haya servido de ayuda. Si tenéis cualquier duda, me la dejáis en los comentarios y intentaré resolverla ^^
Un fuerte abrazo a todos.

 

Antes de acabar el post me gustaría comentarte que no te olvides de seguirme en mis redes sociales, ya que soy muy activo en ellas y subo mucho contenido.


facebook_2015_logo_detailTwitter_Logo_Hd_Png_06instagram-logo1

 

También quiero aprovechar para recordar que a pesar de toda la información gratuita que subo, dispongo de un apartado de asesorías y otro de consultorías. Puedes ver toda la información en los apartados de abajo.

Asesorías consultoria

 

 

Acerca del autor Ver todas las entradas Web del autor

Victor

Me llamo Víctor y soy el creador de fitnessreal.es

Llevo casi 5 años en el gimnasio y si de algo me he dado cuenta es que en el mundo del gimnasio y la nutrición lo que más abunda es la desinformación y los mitos absurdos.

Por eso creé fitnessreal, para ayudar a la mayor cantidad de gente posible a no cometer todos los errores que yo sí he cometido y hacer más sencillo y gratificante un camino de por sí plagado obstáculos y sacrificios, pero aún así increíble y lleno de satisfacciones.

31 CommentsDeja un comentario

  • excelente, muy buena forma la de la mujer, sabes demaciado del tema, me gustaria que me prepararas para mi primer competencia en men physique como podemos contactarnos?

    Vota
    • Si quieres contratar mis servicios, tienes un apartado de asesorías en la web. Envíame un mail con la información que pido y te pongo en lista de espera Alexander. Un abrazo.

      Vota
  • Qué decir…se aprende mucho con estos artículos en los que se aplica lo aprendido y se demuestra que funciona.

    No lo veo nada fuera de lo lógico aunque menos común, cualquier persona deportista (que debería ser la mayoría) debería seguir una dieta así (básicamente real food + ciclado de carbos dentro de un contexto flexible) y modificarla según objetivos, incluso si no buscas resultados excepcionales no necesitarías ni fijarte en calorías.

    Una duda, en cuanto a suplementos ¿cuáles ingirió?

    Un saludo y a seguir así!

    Alejandro.

    Vota
  • Muchas gracias por la explicacion. El otro día en el video de Powerexplosive team habias hablado sobre los errores de calculo de calorias. Es lo que encuentro mas complicado en mi caso, calcular las calorias de lo que consumo. Enhorabuena a ambos por los resultados.

    Vota
    • Primero de todo, ser honesto.
      Segundo, calcular al detalle las cantidades y no obviar nada ni dejarse nada en el tintero.
      Tercero, usar aplicaciones como Myfitnesspal.

      Vota
  • salu2 crack!

    Enhorabuena a ambos… excelente trabajo, genial puesta a punto.
    mi duda… en el caso de ella, le diste una hoja con los menus diarios con grs de cada macro y demas (incluida lista de intercambios) o solo una lista de alimentos y q ella a travez de aplicaciones como myfitnesspal hiciera el conteo??

    gracias.

    Vota
  • Que % de Macros recomendarías según la fase en la que este el deportista? Hay mucho escrito sobre el tema y razones bastante válidas la mayoría. Cual es tu opinión personal?

    Brillante post, no hay más que decir!

    Vota
    • Hay mucho escrito, porque no hay una única respuesta. Depende mucho de cada individuo Cesar, imposible dar un % inamovible.
      Hay personas que reaccionan mejor a los hidratos, otros que necesitan más grasas, la proteína puede variar por razones de adherencia o saciedad….

      Vota
  • Hola victor, magnífico articulo la preparación detalle a detalle. En el caso de querer mantener una dieta flexible ya sea normo,hipo o hipercalórica simpre debemos diferenciar dias de entreno y dias de descanso? o podemos estimar la actividad semanalmente como suele aparecer con harris-benedict ya que me es dificil saber contabilizar con exactitud la el consumo de calorias por mi ejercicio físico.

    Vota
    • Es recomendable, especialmente cuanto más avanzado eres. Yo lo suelo aplicar bastante, hacer una estimación semanal para luego hacer días con macros diferentes y calorías diferentes, pero que semanalmente cuadre.
      Para un novato, por ejemplo, no vale la pena. Pero para intermedio es recomendable, y avanzado prácticamente imprescindible.

      Vota
  • Me ha encantado este artículo. Principalmente por el enfoque de dieta flexible que haces y lo fácil que lo explicas. Es un planteamiento ideal pq aseguras todos los nutrientes, comes sanísimo, sabroso, disfrutas de la comida, creas buenos hábitos de por vida y si te apetece incluyes alguna comida libre sin perjuicio alguno (ni estético ni de salud). Lástima que esto no se aplique con más frecuencia y lo habitual sea ver a gente que ni compite puteada pq sí con dietas restrictivas e insípidas programadas por entrenadores old school. Pena m dan!
    Y lo de restringir el sodio, por lo visto también otro mito o como mínimo muy exagerado la forma de abordarlo. Vaya tela! Más ciencia y menos broscience por favor!

    Vota
  • Buenas Victor! Un gran aporte ver el enfoque de una preparación natural llevada por un dietista real jejejeje. En cuanto el tema de la ingesta de agua hicisteis alguna modificación durante la peak week??

    Vota
  • Gracias Victor! Este año me gustaría probar un nuevo estilo de peak week, que se alejará del típico carga de agua y sodio y posterior descarga de agua y corte de sodio Lo haré sobre mí mismo a ver que tal me sienta.

    Vota
  • Hola Víctor! Estupendo artículo! Me plantea una duda… estoy haciendo dieta para perder grasa. Ahora mismo estoy en un 23% (según mi báscula). He empezado a utilizar MyFitnessPal para tener en cuenta absolutamente todo lo q como pero, como dices en el artículo, yo como verduras y hortalizas al fallo. Si me apunto todo, casi llego a los requerimientos de carbos con la verdura y la ensalada. ¿Estoy haciéndolo bien? ¿Debería apuntar sólo a partir de cierta cantidad? ¿No apunto nada?
    Gracias

    Vota
    • Ten en cuenta que de los CH de los vegetales gran parte son en forma de fibra, que se absorbe en muy poca medida.
      Si consumes mucha cantidad, contabiliza. Si no, yo no suelo recomendar que se contabilice. No porque no tengan calorías, sino porque mucha gente decide que a la hora de recortar, suelen prescindir de verduras y es más contraproducente que otra cosa.

      Vota
  • Buenas Víctor, felicidades por tu trabajo y tu dedicación. Gracias a gente como tú, poco a poco se van desmontando mitos y divulgando conocimiento basado en la evidencia. Si no es molestia, me gustaría saber altura y peso de Lorena al inicio de empezar a trabajar contigo. Gracias.

    Vota

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *