FITNESSREAL.ES

HABLEMOS DE LOS CHEAT MEAL

Los cheat meals, o comidas trampa, son una de las cosas más características del mundo fitness últimamente.
Con la revolución de las redes sociales estamos viendo un aumento dramático en la cantidad de cuentas “fitness” que suben imágenes de comidas extremadamente calóricas y extremadamente poco saludables que son parte indiscutible de sus dietas de forma semanal. Un momento, que me he olvidado un detalle importante. Son parte “”indiscutible””. Mucho mejor.

¿Qué es un cheat meal?
¿Es necesario hacerlo?
¿Qué ventajas tiene?
¿Qué problemas tiene?

Vamos a verlo.

 

¿QUÉ ES UN CHEAT MEAL?

comida trampa

Típico cheat meal para muchas personas

Un cheat meal o una comida trampa, como la palabra indica, es una comida en la que básicamente te saltas el plan nutricional que estabas siguiendo (o si estás siguiendo una dieta específica de forma puntual para un resultado en concreto) para comer lo que te apetezca. Vamos, que estás trampeando la dieta.

El problema principal del cheat meal es que se suele hacer sin planificación, sin ningún tipo de control, y suele traer muchos más problemas que beneficios si se realiza de esta manera. Es un tema algo complejo pero intentaré sintetizarlo lo mejor que pueda.

 

CONTEXTO

Normalmente la gente suele plantear de forma espantosa sus fases de definición o pérdida de peso. Estamos en una sociedad en la que lo que vende son los resultados rápidos, los “sin esfuerzo”, los resultados para antes de ayer. Y esto ya es un punto de partida desastroso. Primero de todo tienes que entender que si llevas haciendo algo mal durante años no esperes solucionarlo en 2-3 meses. Es irreal.

Sin embargo, en el tema de pérdida de peso nos creemos que podemos contrarrestar años de mala alimentación y un peso inadecuado haciendo las cosas bien (o lo que creemos que es hacer las cosas bien) durante un período de tiempo mínimo. Es por eso que odio la palabra dieta, porque para muchas personas no debería formar parte de su vocabulario y deberían sustituirlo por “reestructuración alimentaria”. Por estilo de vida. Por aprender a comer.

Una dieta como la mayoría de personas las hacen suele tener varias características que no auguran nada bueno.
Especialmente dos:

  • TEMPORALIDAD. Hacer la dieta y cuando estés en tu peso objetivo, volver a lo de antes.
  • RESTRICCIÓN EXCESIVA. En forma de pocas calorías y/o pocas opciones alimentarias, con la idea de lograr los objetivos lo antes posible y que el punto anterior sea lo más corto posible. Volvemos a la idea de hacer algo extremo para lograr los resultados de forma rápida.

Esto lo que va a llevar es a un período complicado y nada llevadero ya que pasaremos mucha hambre al restringir las calorías excesivamente y tendremos muchos antojos al tener una dieta tan prohibitiva. Una de las claves del éxito de una fase de pérdida de grasa es hacerla fácil, que la puedas llevar de la forma más sencilla posible. Sin grandes sacrificios, sin pasar excesiva hambre.

Una de las claves del éxito de una fase de pérdida de grasa es hacerla fácil, que la puedas llevar de la forma más sencilla posible. Sin grandes sacrificios, sin pasar excesiva hambre. Clic para tuitear

Si decides no hacerlo así, la necesidad psicológica de un cheat meal, o la necesidad de saltarse la dieta, aumentará dramáticamente. Y no solo eso, la manera en la que afrontarás ese cheat meal será potencialmente más contraproducente.

 

PUNTO DE PARTIDA 1

Teniendo en cuenta lo explicado en el apartado anterior, podemos tener diferentes puntos de partida a la hora de justificar un cheat meal. Uno en el que estamos en control, el otro en el que el volante lo lleva otro. No hace falta especificar cual es el ideal y al que deberíamos aspirar.
Es decir, no es lo mismo hacer un cheat meal porque tienes un evento social que no puedes evitar (o no quieres, porque sabes que puedes disfrutar de la vida sin pasarlas putas todo el día con el tema de la comida y eres capaz de tomarte un break controlado)  y la comida que hay en ese evento no tiene nada que ver con lo que sueles comer de forma habitual cuando:

  • sigues un régimen que te mantiene saciado
  • estás satisfecho
  • tienes energía todo el día
  • no pasas hambre
  • disfrutas los alimentos que comes a diario.

En este contexto saltarte la dieta no supone un problema porque estás en control. Comerás algo diferente, mantendrás cierta moderación y simplemente al día siguiente pesarás un poco más porque has comido algo más, tal vez algo de retención de líquido y para de contar. No ha ocurrido nada grave, simplemente te has dado un break que de vez en cuando no pasa absolutamente nada.

Una dieta no se jode por comer un día una hamburguesa. Tampoco se arregla por comer un día una ensalada. Es el conjunto, aplicado día tras día, lo que hace que una dieta sea efectiva y llevadera. Clic para tuitear

Para más información os dejo un vídeo que hice hace un tiempo hablando un poco más de detalle de este tema en concreto.

 

PUNTO DE PARTIDA 2

Por el contrario, otro escenario completamente diferente es cuando no quieres ir a este evento porque sabes sin lugar a dudas que cuando vayas la liarás parda porque estás con hambre todo el día, estás comiendo lo mismo día tras día y comida tras comida (comida que no disfrutas, por cierto), no tienes energía, tienes unos antojos criminales y sabes que en el momento en que peques un poco toda el autocontrol se irá al garete y te comerás hasta el tablero de la mesa.

Hacer un cheat meal en estas circunstancias es un gravísimo error.
No porque el cheat meal en sí sea problemático, sino las circunstancias en las que lo estás haciendo no podrían ser peores. De hecho, un cheat meal de estas características puede hacer que todo el progreso que has logrado durante una semana se vaya al traste.

Os pongo un ejemplo visual de una infografía creada por mi compañero Alberto de The Macro Wizard que lo ejemplifica de forma estupenda.

atracones de fin de semana

Fuente: www.themacrowizard.com

Y esto hablando de un cheat meal mal planteado. Ni siquiera hablemos de un cheat day, o día trampa. Eso es un desastre con patas que no recomiendo bajo ningún concepto realizar. Repito, si sientes la necesidad cada 2×3 de hacer un día entero de comer guarradas es que tu planteamiento inicial está mal hecho. Aquí no creo que haya demasiado debate.

 

TIPS PARA LOS CHEAT MEALS

Suponiendo que estés en el primer grupo y vayas a hacer algún cheat meal, ahí van unos consejos para minimizar su impacto dentro de la composición corporal.

    • Comentado ya anteriormente, pero no hagas un día trampa. Párate a reflexionar si necesitas un día entero. Algo no va bien.

 

    • Beber 1-2 vasos de agua antes de comer puede ayudar a reducir el hambre y consecuentemente comer menos cantidad de comida.

 

    • No bebas calorías líquidas. Aportan muchas calorías, principalmente de azúcar, y sacian muy poco. Si quieres beber algo que no sea agua, idealmente bebe bebidas sin calorías.

 

    • A pesar de estar en una comida trampa, podemos iniciarla con una ensalada. Sí que es cierto que algunas ensaladas pueden ser una bomba de calorías (especialmente cuando la gente le pone de todo a la ensalada), pero con un poco de ojo podemos empezar la velada con un entrante saciante, bastante saludable y poco calórico dentro de lo que cabe.

 

    • A pesar de que el miedo actual está en los hidratos y el azúcar, en mi opinión el enemigo más importante a la hora de hacer una comida trampa son las grasas. No estoy diciendo que las grasas sean malas, pero en un contexto de comer de forma excesiva pueden aportar una cantidad de calorías desorbitada.
      Aparte, la gran mayoría de personas que quieren perder grasa corporal suelen restringir (injustificadamente) los hidratos, por lo que una comida trampa rica en ellos ayudará a rellenar depósitos de glucógeno, a nivel psicológico ayudará de forma importante y probablemente en global acabes consumiendo menos calorías, teniendo en cuenta los puntos anteriores.

 

    • Come hasta que estés saciado. No te regodees en la comida y simplemente come hasta que te notes bien y no continúes. Hay muchas personas que al comer fuera o hacer una cheat meal se sienten con la obligación de comer todo lo que hay en la mesa. Si no tienes hambre para comerlo todo, deja lo que no te apetezca y listo.

 

  • No te peses al día siguiente. Esto suele ser un modus operandi muy común, especialmente en el grupo número 2. Me paso 3 pueblos, como al fallo, sé que la báscula va a mostrar el cheat meal sin frenos que me acabo de pegar…y aún así me peso para regodearme en lo mala persona que me siento por haber comido de más y sin control, cuando la realidad es que el cheat meal descontrolado ha sido un síntoma o una consecuencia, no el problema en sí.
    Es tu patrón alimentario el que está equivocado. Lo que ha pasado no se soluciona con más restricción calórica, al contrario. Es un pez que se muerde la cola.
dieta de moda

Bucle en el que entran muchas personas cuando siguen una dieta de moda.

    • Al día siguiente, escucha tu cuerpo. Si te has pasado, probablemente tu cuerpo te lo avisará reduciendo el apetito ya que la leptina aumentará tras el cheat meal. Es algo muy común que ocurre en festividades en las que hay comilonas como Navidad, que al día siguiente todavía estás lleno y sin ganas de comer.
      De hecho, las Navidades son otro ejemplo de lo que vengo diciendo en este artículo desde hace rato: lo que engorda de Navidad no son las 3-4 comidas familiares, lo que engorda es el mes y medio que rodea esas comidas y que la gente come fatal.  Pero volviendo al tema, si al día siguiente no tienes hambre, no te fuerces a comer la dieta normal. Simplemente come según tu cuerpo te lo pida y céntrate en frutas, verduras, hortalizas y proteína de calidad principalmente.

 

  • Si puedes, haz el cheat meal en un día que vayas a entrenar o idealmente que ya hayas entrenado. En mi experiencia el impacto es mucho menor.

 

DOSIS DE REALIDAD

Antes de acabar, me gustaría comentarte una cosa que he dicho inicialmente y que creo que es importante. Con el auge de las redes sociales ha habido una explosión de personas que han decidido compartir frecuentemente sus cheat meals. Cuanto más comida y más guarra sea, mejor.

Pero os quiero recordar que lo que se nos muestra por redes sociales es una ventana muy pequeña y muy maquillada de la vida de la otra persona. Y él o ella tiene el control total de lo que nos quiere enseñar y como nos lo quiere enseñar.

Es decir, que porque haya una persona que suba una foto de su cheat meal no significa que sea eso lo que se ha comido, o que se lo haya comido todo. O que lo haga tan a menudo como él/ella quiere hacernos creer por sus redes sociales.

De hecho he conocido gente de primera mano que sube fotos de supuestas comidas trampa y que me han reconocido que no es lo que comen. Una chica me llegó a confesar que lo cocinaba y luego lo tiraba, simplemente era para la foto. Esto para que tengáis claro que lo que se sube a redes sociales lo tenéis que coger con pinzas.

 

RESUMIENDO

Espero que te haya quedado claro la importancia del contexto en el que se hace un cheat meal, que para mi es mucho más importante que como hacerlo o qué comer. Intenta como prioridad número uno que el protocolo nutricional que hagáis día tras día sea llevadero, fácil, que lo disfrutéis y que no paséis hambre.

Si tenéis eso completo, ya veréis que la necesidad de hacer cheat meals se reduce dramáticamente, y que vuestra relación con ellos mejora mucho. No los veréis como una necesidad imperiosa ni os sentiréis culpables cada vez que falléis la dieta, lo veréis como un evento más dentro de una semana equilibrada.

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete a la Newsletter para no perderte ninguna actualización 😉



 

Antes de acabar el post me gustaría comentarte que no te olvides de seguirme en mis redes sociales, ya que soy muy activo en ellas y subo mucho contenido.


facebook_2015_logo_detailTwitter_Logo_Hd_Png_06instagram-logo1

 

También quiero aprovechar para recordar que a pesar de toda la información gratuita que subo, dispongo de un apartado de asesorías y otro de consultorías. Puedes ver toda la información en los apartados de abajo.

Asesorías consultoria

 

Acerca del autor Ver todas las entradas Web del autor

Victor

Me llamo Víctor y soy el creador de fitnessreal.es

Llevo casi 5 años en el gimnasio y si de algo me he dado cuenta es que en el mundo del gimnasio y la nutrición lo que más abunda es la desinformación y los mitos absurdos.

Por eso creé fitnessreal, para ayudar a la mayor cantidad de gente posible a no cometer todos los errores que yo sí he cometido y hacer más sencillo y gratificante un camino de por sí plagado obstáculos y sacrificios, pero aún así increíble y lleno de satisfacciones.

12 CommentsDeja un comentario

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

UA-110126798-1