FITNESSREAL.ES

CELULITIS: TODO LO QUE DEBES SABER

A día de hoy sabemos que la «celulitis» es uno de aquellos problemas estéticos del primer mundo que preocupan a un porcentaje muy elevado de personas, así que en este artículo te vamos a explicar todo lo que debes saber sobre la misma.

Sin embargo, un pequeño aviso antes de empezar: si estás leyendo este artículo creyendo que te vamos a dar la solución definitiva a este problema, siento mucho desilusionarte y decirte que no va ser así. Lo que sí vas a obtener es toda la información para que abras los ojos y la empieces a verla como lo que es.

Podemos plantearnos si la «celulitis» es un problema que tenemos que solventar o si realmente existe porque es la apariencia natural de la piel, en menor o mayor grado, en ciertas zonas. Teniendo en cuenta su altísima prevalencia (estamos hablando de un 90% de las mujeres que tienen algún grado de «celulitis») y lo que parece ser su causa básica (la estructura de la piel y metabolismo de la mujer) yo me decantaría más por la segunda opción. 

Pero claro, hacer creer a todo el mundo que tener cierto nivel de grasa (dentro de la sano) y de “celulitis” es antiestético y feo es crear un problema donde no lo hay, y crear un problema significa tener que buscar una solución y esto…ya huele a negocio amigos ¡¡¡si señor!!!

El mecanismo de manipulación es el siguiente:  Inculco que la «celulitis» (algo natural) es algo feo. Sé que la «celulitis» es algo prácticamente imposible de eliminar al 100% por lo que básicamente he creado un negocio muy lucrativo. Se trata de crear un canon de belleza inalcanzable para la gran mayoría y hacer dinero con las personas que quieran lograrlo y estén dispuestas a hacer todo lo que haga falta y soltar todo el dinero necesario para alcanzarlo.

Así que vamos a ser sinceros nada más empezar y a dejar claro que la «celulitis» es prácticamente imposible de eliminar al 100%. Si bien es verdad que se puede reducir en muchos casos, en otros nos puede ser realmente difícil por muy al pie de la letra que sigas todos los pasos que comentaremos en este artículo. Es por esto que el primer paso debe ser aceptar que muchas veces estas pieles tan perfectas que nos venden las redes sociales son pura farsa, y que la gran mayoría de mujeres en algún momento de la vida sufren o sufrirán este supuesto “problema” y no pasa nada por ello. 

 

¿ES CORRECTO EL TÉRMINO «CELULITIS»?

Antes de explicar como prevenir o reducir la «celulitis» hay que entender bien el cómo y por qué se produce, así que vamos a ello.

Primero del todo hay que saber que el término “celulitis” lo empleamos de manera errónea y, aunque en este artículo nos seguiremos refiriendo a ella con esta denominación porque está muy extendida, hay que saber que estrictamente todo lo que acaba en -itis nos está diciendo que hay una inflamación. Realmente lo que nosotros conocemos popularmente como celulitis o piel de naranja no es una inflamación en la mayoría de los casos. Podría llegar a serlo, pero únicamente en fases muy avanzadas.

Estrictamente hablando le tendríamos que llamar: lipodistrofia ginecoide, dermohipodermosis distrófica, paniculosis, lipoesclerosis o fibrodema geloide entre otros, pero todos estos nombres no han tenido muy buena acogida en la cultura popular y nos hemos quedado con el término celulitis para referirnos a la mítica “piel de naranja”.

 

¿QUÉ ES LA CELULITIS?

Básicamente es una alteración de la estructura de la piel en la que se acaban formando unas rugosidades muy características en forma de hoyuelos o montañitas.

Si nos centramos en la estructura de la piel veremos que en la parte más externa encontramos la EPIDERMIS, seguida de la DERMIS, después la GRASA (hipodermis) y finalmente el MÚSCULO. Entremedio de la grasa podemos encontrar una estructura en forma de fibras que sujeta la dermis con el músculo, el COLÁGENO y en mucha menor proporción la ELASTINA que da la elasticidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

CAUSAS DE LA CELULITIS

En el momento en el que se acumula un exceso de grasa en la hipodermis se crea una presión por falta de espacio. Al mismo tiempo la falta de elasticidad de las fibras de colágeno generan una tensión que impide que la piel se expanda para acomodar el aumento de dicha grasa en la hipodermis. La combinación de estos dos factores hace que en la piel aparezcan esto hoyuelos ya que la grasa quiere expandirse pero las fibras de colágeno y la piel se lo impiden.

Otros factores que puede influenciar la aparición de celulitis es el tono muscular y el grosor de la piel.  Si hay una buena base de sustento, lo que hay encima se aguanta mejor. Y cuanto más gruesa sea la piel menos se notará lo que hay debajo.

Hasta aquí la explicación base pero haciendo una revisión científica encontramos que existen varias teorías y factores que profundizan más para explicar el mecanismo por el cual se puede producir esta retención de grasa entre el tejido conectivo (estudio). Aunque la etiología exacta actualmente no la podemos afirmar del todo, merece la pena echar un ojo a las posibles explicaciones.

En mi opinión, seguramente sea una mezcla de todas las teorías y factores en diferentes proporciones:

 

LAS 4 TEORÍAS MÁS ACEPTADAS

1)CAMBIOS VASCULARES

Es un proceso de des-estructuración de la piel. Se inicia con una degradación del sistema vascular de la zona, por lo que hay una pérdida de capilares que se traduce en un exceso de retención de líquidos en los tejidos. Esta pérdida de capilares podría darse por culpa de la acumulación de adipocitos que impiden el retorno venoso. Estos daños en el tejido desencadenan una disminución de la síntesis proteica y una disminución en la capacidad de reparación del daño tisular.

En ese momento las proteínas se depositan alrededor de la grasa y se acaba creando esta apariencia de “hoyuelos”. A esto se le suma un adelgazamiento de la dermis, cosa que provoca que estos nódulos de grasa y proteína se vean a simple vista.

Los tratamientos que siguen a esta teoría se centran básicamente en la mejora de la vascularización (estudio)

 

2) ALTERACIÓN DEL TEJIDO CONECTIVO

Otra teoría nos dice que la celulitis está directamente relacionada con la obesidad y el sobrepeso. Se produce cuando la grasa queda atrapada entre el tejido conectivo (colágeno) que forma ese entramado con tabiques que hemos explicado anteriormente. Por lo tanto, la solución es tan “fácil” como reducir la cantidad de grasa que tenemos en el cuerpo y así reducir esos nódulos que se crean entre el tejido conectivo. Un mejor tono muscular también ayuda, por lo que los tratamientos que siguen este enfoque se basan en hacer énfasis en una mayor actividad física y pérdida de peso.

Esta teoría es bastante parecida a la más conocida/aceptada, aunque muchos autores dicen que es la menos interesante ya que existen multitud de casos de individuos que aún con un % bajo de grasa tienen manifestación evidente de celulitis.

 

3) FACTOR INFLAMATORIO

Proceso causado por la descomposición del colágeno de la dermis.  Al ver un claro inicio de manifestación de la celulitis a partir de la pubertad/aparición de la menstruación se ha buscado una explicación en base a los cambios hormonales producidos en este momento.

Para que se produzca la menstruación son necesarias las enzimas metaloproteasas (estudio) como la colagenasa y la gelatinasa. La colagenasa sirve para descomponer los colágenos fibrilares del endometrio y que así haya sangrado. Según esta teoría, parece ser que también podría descomponer el colágeno de la dermis iniciando así este proceso inflamatorio. (estudio 1 y 2)  

Al producirse una segregación de colagenasa en cada menstruación, podemos ver que con los años la celulitis va empeorando, ya que cada vez hay más destrucción de colágeno. Esto debilita la estructura de la dermis y consecuentemente la grasa contenida entre las fibras de colágeno “escapa” y empuja, produciendo así estas “montañitas”.

La gelatinasa B se produce justo después de la ovulación y se asocia con aparición de leucocitos polimorfonucleares, eosinófilos y macrófagos. Todos estos están relacionados con la inflamación. (estudio)

Con esta teoría se demostraría que la celulitis es un proceso natural en la mujer, como decíamos anteriormente. 

 

4) MORFOLOGÍA LIGADA AL SEXO

Evolutivamente hablando lo que hoy nos molesta y preocupa a nivel estético en su día nos ayudó a sobrevivir como especie. Y es que las mujeres son unas excelentes acumuladoras de grasa, ya que una de sus grandes tareas es la de asegurar la reproducción de la especie y esto conlleva un requerimiento energético elevadísimo.

No es casualidad que las mujeres acumulemos mayormente la grasa en glúteos, muslos y abdomen, estas zonas juegan un papel clave en el embarazo y cría.

Por otra parte, hay que hablar de la estructura de estas fibras de colágeno, pues resulta que parece que esta es diferente en hombres y en mujeres. En hombres se encuentran formando un entrelazado y en cambio en mujeres las vemos en disposición paralela (estudio). Esto le permite a la piel extenderse durante el embarazo, pero por otra parte predispone a desarrollar celulitis.

Por todas estas razones podríamos decir que la celulitis es, proporcionalmente, un “problema” de mujeres. Sin embargo esto no quiere decir que no haya hombres que se vean afectados, porque si los hay. Y de hecho hay estudios que nos muestran que esta estructura no siempre está tan claramente diferenciada entre hombres y mujeres. (estudio)  

 

OTROS FACTORES

1)HORMONALES

Hay una fuerte relación con las fluctuaciones hormonales de las mujeres, por lo que según en qué etapa de la vida nos encontremos tenemos más probabilidad de desarrollarla. Se puede ver que en periodos más estrogénicos hay menor lipólisis (pérdida de grasa) y mayor lipogénesis (almacenamiento de grasa) y esto se traduce en un aumento de del tejido graso, que a su vez, puede ser causa parcial de mayor predisposición a la celulitis.

¿Los anticonceptivos pueden causar celulitis? ¡Si! Se ha visto una fuerte relación entre las mujeres que toman anticonceptivos y el desarrollo de la piel de naranja. Siendo conscientes que los anticonceptivos no son más que hormonas, no es de extrañar que haya tantos casos.   

2) GENÉTICOS

Hay un fuerte componente genético ligado a dos polimorfismos y un alelo que los relaciona con esta (estudio 1 y 2)
Esto se ve aún más frecuentemente si hay antecedentes de obesidad en la familia.

3) DIETÉTICOS

Una alimentación de mala calidad puede incrementar el “problema”. Está claro que si hay una mala alimentación y una proporción de grasa que no es la adecuada dentro de los rangos, tenemos muchas más probabilidades de padecerla.

4) MECÁNICOS

El uso de prendas muy estrechas a diario o los trabajos que obligan a estar muchas horas de pie sin moverse puede ser una influencia negativa y aumentar la probabilidad de desarrollar celulitis.

Como he comentado al principio, mi opinión (repito: MI OPINIÓN), utilizando la lógica y después de leer y estudiar mucho sobre el tema es que todos los factores anteriormente mencionados tienen su parte de verdad y que seguramente se pueda dar una mezcla de varios de ellos en menor o mayor grado.

Incluso la causa predominante puede variar según la persona ya que, en una persona muy obesa, su principal explicación podría ser esta obesidad ya que se ha visto que al disminuirla la celulitis disminuye. Pero por otro lado también se ha visto que la celulitis puede aparecer en personas con un normopeso, por lo que en este caso la causa podría ser un estado inflamatorio o cualquier otra de las teorías mencionadas.

 

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA MEJORARLA O PREVENIRLA?

Resultado de imagen de QUESTION WALLPAPER

Después de haber visto sus posibles causas vamos a ver cómo podemos abordarla:

PASO 1 (EL MÁS IMPORTANTE)

Cambiar el estilo de vida. Es decir, adoptar una buena dieta, hacer actividad física/mantener una buena masa muscular y descansar. Esto nos ayudará a controlar el peso e indirectamente tenemos muchas más posibilidades (en población general) de mejorar/reducir la celulitis.

PASO 2

Intentar corregir otros posibles factores que puede influir, como la utilización de prendas muy estrechas, los trabajos muy estáticos (intenta romper el sedentarismo cada hora), evitar los anticonceptivos hormonales, mantener una buena hidratación, intentar llevar una vida lo máximo limpia de tóxicos…

PASO 3

Si después de tener cubiertos los dos pasos anteriores el tema no mejora y es algo que nos molesta realmente (reflexiona bien sobre esto antes de hacer nada), podemos intentar optar por alguna ayuda externa. Así que vamos a ver un poco por encima la gran cantidad de tratamientos que existen actualmente para reducir o mejorar la celulitis y un poco su evidencia científica actual.

 

TRATAMIENTOS

Resultado de imagen de treatment

TÓPICOS/CREMAS

Cremas con metilxantinas como la cafeína, aminofilina o teofilina: En algún estudio se ha visto que tienen la capacidad de potenciar la lipolisis al inhibir la actividad de la enzima fosfodiesterasa. También pueden ser estimulantes de la microcirculación. (estudio)

Cremas con retinol y derivados de vitamina A: Se usan por su supuesto aumento del espesor de las fibras de colágeno, mejora de la elastina y por su inhibición en la diferenciación de los adipocitos. Estas cremas en teoría mejoran el grosor y la calidad de la piel. En algún estudio se ve mejora de la elasticidad pero no de la celulitis en sí. (estudio)

Cremas con extractos de plantas como el Ginkgo biloba, Ruscus aculeatus, Carica papaya, Centella asiática , Vitis vinífera, Glycyrrhiza glabra o Aesculus hippocastanum: Se han utilizado por su mejora en la microcirculación local o en el drenaje.

Todas ellas también se utilizan vía oral en forma de comprimidos o infusiones.

En general no hay mucha evidencia de que funcionen (estudio).En los estudios encontrados que respaldan su beneficio, al mirar quien los había pagado (como era de esperar) salen los propios laboratorios productores de estas cremas ¡Qué bonito parecía todo!

Si que es verdad que hay ciertos casos en los que sí se ha visto mejora (sin haber ningún conflicto de interés detrás) en algunos estudios. En estas ocasiones hay que decir que esta mejora es momentánea y transitoria. Es decir, que pasadas unas horas todo vuelve a estar como antes.

Algunos autores comentan que un factor que podría influenciar en la mejoría de los resultados al aplicar estas cremas podría ser el hecho de que cada vez que la aplicamos estamos haciendo un masaje. Lo que nos lleva al siguiente punto.

MASAJES

Endermologia con GLP y que estimula el drenaje y la microcirculación. Hay estudios en los que se ve cierta mejora (estudio)

ONDAS ACÚSTICAS

Es la misma técnica que se utiliza para deshacer los cálculos renales. Parece ser que rompe las paredes de los adipocitos, estimula la microcirculación y el drenaje linfático con lo que los edemas se mejoran.

La evidencia es mixta, encontramos estudios favorables y otros menos (estudio 1 , 2, 3 y 4 )

RADIOFRECUENCIA

Emite un flujo de corriente eléctrica (onda térmica) que calienta la zona. El proceso se conoce como impedancia bioeléctrica. Parece ser que el calor destruye la membrana de los adipocitos. Además hay inducción de la producción de colágeno que repara el tejido haciéndolo más firme y consiguiendo una menor visibilidad de la celulitis. 

Parece que podría funcionar en casos muy concretos y muy bien ejecutado, aunque en general los estudios sobre su efectividad ahora mismo no son nada claros y se necesita más investigación para poder afirmar que realmente funciona. 

LUZ INFRAROJA Y LUZ PULSADA INTENSA

Las dos actúan de la misma manera que el resto de opciones. Es decir, propiciando un aumento de la microcirculación, el drenaje linfático y síntesis de colágeno. Los efectos son muy superficiales con lo que los resultados encontrados son poco duraderos y poco visibles. 

CAVITACIÓN/ULTRASONIDO

La emisión de ondas parece ser que rompe la pared del adipocito y así se acaba reduciendo el tejido graso. Combinada con otros métodos puede ser beneficiosa si va dirigida a partes localizadas (estudio)

CRIOLIPÓLISIS

Congelación controlada de los tejidos. Falta mucha investigación al respecto para poder afirmar que es una técnica segura y con cierta eficacia (estudio).

CARBOXITERAPIA

Administración vía intradérmica de dióxido de carbono (CO2). Potencialmente mejora el flujo sanguíneo y linfático mejorando a su vez el drenaje, cosa que mejora la fibrosis, el tono de la piel y reduce los depósitos de grasa. (estudio 1 y 2)

Aunque este tratamiento parece bastante efectivo, falta evidencia como para poder afirmar que es algo totalmente seguro y eficaz.

MESOTERAPIA

Inyecciones subcutáneas de diferentes productos, muchos de ellos de naturaleza enzimática. Hay multitud de opciones como la hialuronidasa, fosfatildicolina, lipasas, colagenasas,…Inducen varios cambios metabólicos con el objetivo de acabar generando lipólisis, bajar el edema, formar nuevo colágeno, etc.

La finalidad básica de la mayoría es “deshacer” la grasa. Dentro de este apartado encontraríamos también la inyección de las microesferas de hidroxiapatita que parece ser de los más seguros y efectivos. En general su efectividad es un tanto dudosa en los estudios y tienen el problema que puede dejar cicatrices y deformidades en según que casos, especialmente de si tenemos en cuenta qué “profesional” haya realizado el tratamiento.

SUBCISIÓN

Se trata de cortar quirúrgicamente las fibras paralelas de colágeno que actúan como tabique y que unen la dermis con la musculatura. Al cortar estas fibras la grasa se puede distribuir de manera más uniforme así que a efectos visuales este tratamiento es bastante efectivo. El problema es que se desconocen los posibles efectos secundarios que puede tener a largo plazo el cortar estas fibras.

 

CONCLUSIONES DE LOS TRATAMIENTOS

Podemos encontrar tratamientos que mejoren la situación momentáneamente o que reduzcan un poco el “problema” pero realmente, no existe evidencia clara de que ninguno de los tratamientos anticelulíticos solucione definitivamente la situación (estudio 1, 2 y 3)

Si esto existiera, no estaría escribiendo este artículo y tú no lo estarías leyendo porque el problema no existiría. Podemos decir que, en según qué casos, estos tratamientos pueden tener cierto beneficio momentáneo o pueden ser un punto de partida, pero si seguimos con malos hábitos volveremos al punto de inicio rápidamente. No hay parches que solucionen el problema sin cambios permanentes en el día a día.

Cada persona es un mundo y puede que un tratamiento funcione más o menos bien en un individuo pero a otro no. Por esto, una vez más, en todo esto también hay que individualizar. Encontramos varios estudios donde en las conclusiones nos comentan que muchos de los tratamientos son más eficaces cuando no van solos. Así pues, una combinación de ellos parece maximizar las mejoras.

 

MITOS

Resultado de imagen de myths

Referente a cómo solucionar este tema, corren miles de MITOS en la “cultura popular” sin fundamento científico. Vamos a ver algunos de los más típicos:

  • Aplicar hielo en la zona donde hay celulitis hace que el cuerpo tenga que poner más energía en forma de temperatura allí y esto disminuye los adipocitos de la zona ya que se “quema” la grasa: si claro, y yo tengo 4 Ferraris en mi garaje.
  • Hacer muchos ejercicios localizados como abdominales y  trabajo de glúteos para eliminar la celulitis de aquella zona: Falso como la copa de un pino. La grasa localizada no se puede eliminar. Hay que eliminar grasa de todo el cuerpo en general generando un déficit calórico, comiendo bien, haciendo actividad física y descansando.
  • Faja: Utilizar una faja o envolverse el abdomen con papel de plástico para así aumentar la sudoración y “deshacer” la grasa… ¡todo mentira! Lo único que conseguirás es deshidratarse y perder sales y electrolitos.
  • Hacer un tratamiento de liposucción pensado que acabaremos con el problema cuando muchas veces es todo lo contrario, ya que la liposucción elimina la grasa profunda y no la subcutánea que es la que causa la piel de naranja.

  

CONCLUSIÓN FINAL

Vamos hacer una reflexión. ¿De verdad crees que si alguna de estas cosas para eliminar la celulitis funcionara al 100% la celulitis existiría?

Así que, primero del todo, mantén unos buenos hábitos de vida (actividad física, alimentación y descanso) y una vez estén instaurados y tu estés saludable seguramente habrás mejorado mucho tu grado de celulitis.

Si aun así el “problema” no mejora, puedes recurrir a alguno de los tratamientos expuestos, siempre siendo consciente que puede ser una pequeña ayuda pero no la solución asegurada. A parte de esto, mi consejo es que aprendas poco a poco a aceptarla ya que es una cosa totalmente natural en la mayoría de los casos y muchas veces veo a chicas que prácticamente no tienen nada y pasan todo el verano sufriendo calor en pantalón largo…

Y aquí se acaba mi “pequeña síntesis” (enserio que hubiera podido extenderme mucho más) de lo que creo que es la información básica y que te puede ayudar más. Si piensas que todo esto puede servir a alguien de tu entorno, no dudes en compartirlo para que toda esta valiosa información pueda llegar al máximo de gente.

 

Acerca del autor Ver todas las entradas Web del autor

Maria Zapata

7 CommentsDeja un comentario

  • Impresionante articulo, comparto por todas las redes sociales y por todos lados, mil gracias por compartir tanta info de calidad y encima de manera gratuita.

    Vota
  • Impresionante articulo, comparto en todas las redes sociales y en todo lo que pueda, mil gracias por compartir esta info de calidad y encima de manera gratuita.

    Vota
  • Me ha gustado muchísimo. Información de calidad que no había leído nunca antes.

    Me queda la pregunta del estrés. Tengo claro que cuando tengo épocas de mayor grado de estrés, mi celulitis se ve más y retengo más líquidos. ¿Es eso cierto? ¿De qué manera influye?

    Muchísimas gracias!

    Vota
    • Hola Irene,
      Muy buena tu observación!!! Pues si, el estrés genera una hormona llamada cortisol y esta está directamente relacionada con la retención de líquidos y la inflamación en general, así que es normal lo que te sucede.
      Este es uno de los motivos(entre otros muchos) por lo que hacemos tanto hincapié en que mantener el estrés a ralla es un punto vital para la salud.
      Muchas gracias por compartir tu testimonio con nosotros. 🙂

      Un abrazo

      Vota
  • Muy buen articulo¡! Mis felicitaciones! La resistencia a la insulina no tiene inferencia alguna? De ser asi, con metformina o aumentando la sensibilidad con ejercicio o dieta se puede mejorar? Por otro lado reducir el Na de la dieta tendria algun bemeficio (por disminuir la retencion de liquidos) mil gracias!

    Vota
    • Hola Jonathan! Muchas gracias por tus palabras!!!Pues sí, la resistencia a la insulina puede ser un factor agravante de la situación, ya que está directamente relacionada con la inflamación. Como bien dices, tendríamos que mejorar la situación. Nos podría ayudar mucho una dieta tirando a low´-carb y la practica regular de actividad física. La metformina yo la dejaría en casos asilados donde, por algún motivo, cubrir los dos puntos anteriores no fuera posible o no fuera suficiente.

      Referente al tema del sodio, la respuesta es más compleja…tendíamos que mirar primero si realmente hay un consumo excesivo de sodio, en dietas basadas en ultraprocesados, puede ser posible, pero es que, en este caso, el problema no será solo tener un exceso de sodio, si no más bien…un exceso de sodio, de azúcar, de grasas hidrogenadas… En una dieta basada mayormente en comida real, no solemos tener este problema y eliminar el sodio no es la solución. Ten en cuenta que es un mineral indispensable para el buen funcionamiento corporal y que hay que consumirlo. Muchas veces el problema viene dado por un desequilibrio entre sodio y potasio siendo mucho más fácil potencial el consumo de potasio consumiendo verdura y fruta. Pero vaya, que en este tema hay que individualizar mucho ya que cada caso y persona es un mundo.

      Vota

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

UA-110126798-1